Nuestra pasión nace en el 2000, cuando nuestro padre decidió comprar esta casa de campo rodeada de viñedos. Al principio cuidábamos nuestros viñedos por el simple placer de estar en contacto con la uva, los viñedos y la naturaleza. A medida que los años pasaron nos entraron ganas de crear nuestra propia empresa, produciendo y vinificando la excelente uva que nos regalaba nuestra viña. Y así fué como en el 2011 nos embarcamos en esta nueva aventura.